Pesquisar este blog

terça-feira, 2 de agosto de 2011

Relato secreto de Claudia Prócula* (Ciléa Dourado)



A finales de los 60 Waldemar Jose Solha escribe “La Verdadera Historia de Jesús”, un relato que contenía una teoría sorprendentemente plausible, y se lo envía a diversos representantes de los estamentos sociales, políticos, escritores, intelectuales. De ninguno recibió respuesta. Envió el relato al entonces Arzobispo de Paraíba, Don José Maria Pires, y de él si recibió una contestación concisa y sintética: “Usted me ha probado que lo que hasta entonces consideraba un tesoro, no pasa de un arcón lleno de latón pintado de amarillo”.

La visión del Salvador leyendo “Apología de Sócrates” en algún lugar remoto de Egipto pudo con la resistencia del Arzobispo que desde entonces se rumorea que perdió su Fe.

En 2007 Solha escribe nuevo libro con la sorprendente teoría ampliada e mucho más sólida, “Relato de Prócula” basado en la descubierta del libro secreto de Claudia Prócula en la misma cueva donde fue encontrado el Libro de Judas.

Siempre hubo un misterio en la defensa de Jesús hecha por Pilatos ante el Sanedrín. El motivo habría sido el sueño de Claudia, o una razón mucho más poderosa?

Reproduzco aquí parte del relato de Prócula, en traducción libre, como homenaje a la extraordinaria clarividencia de mi amigo, superior a la de Renan, en mi humilde opinión.

…"Estremezco ante la idea de que un día sea obligada a contar en interrogatorio con tortura, -sub quaestio per tormenta- todo lo que se tramó en Roma, a respeto de Jesús. Tienen razón los que dicen que aquellos a quién Júpiter quiere perder, enloquece primero. Fue lo que pasó con mi marido y con el Rabbi.

Fue Poncio quien me reveló que cuándo sus padres huyeron a Egipto, en tiempo del Rey Herodes, él fue educado en Alejandría, dónde se produjo la Septuaginta, traducción de las Sagradas Escrituras hebraicas para el griego, hecha por 72 sabios judíos.

El vínculo con su maestro, Fílon, filósofo de origen judía, nunca se rompió. A los doce años estuvieron en Jerusalén, discursando con los doctores del Templo sobre los designios de Dios al desear el dominio de César sobre toda la tierra, incluida la patria de Abraham.

Fílon era conocido en Roma como el alejandrino, y fue él quien presentó Jesús al entonces Gobernador Marcus Ambibulus, que, por sugestión del pensador, lo llevó consigo a la sede del Imperio, en secreto, al ser substituido por Annius Rufus, dejando 6 años después, al ya ciudadano romano Jesús Nazareno de vuelta a la ciudad egipcia para reforzar su educación.

Me dijo Pilatos: como planeado, él dice al pueblo tener la misión de cumplir con la promesa de los profetas, pero lo que ofrece es la liberación interior, conforme la doctrina platónica, favoreciendo la pax romana, porque no sólo establece que todos obedezcan al primer mandamiento del Decálogo – conforme está en la Torah – Respetad a Dios sobre todas las cosas y al próximo como a ti mismo, como acrecienta: respetad a vuestros enemigos.

También cosas como si te baten en un lado del rostro ofrece también el otro, al que quiere tu vestido dale también tu capa, y se te quiere obligar a caminar una milla vayas con él dos.

Y el adoctrinamiento más arriesgado: dad a César lo que es de César.

La misión de Jesús, anular la furia judía, posee un refuerzo dramático, que fuimos buscar en la doctrina de los esenios: el anuncio del fin del mundo para breve, aún para nuestra generación, reforzando la idea de que no existe sentido en el apego a los bienes materiales, objetivo difícil entre los judíos.

Para proveerle de autoridad para una misión de tal envergadura, Jesús debería ser alguien mayor que el Mesías de los Profetas. Necesitaría ser un semideo como Hércules, considerado hijo de Júpiter con la mortal Alcmena. Por eso hice divulgar en toda mi jurisdicción que el Rabbi es hijo del Todo-Poderoso creador de todas las cosas, del Dios representado – en hebraico –por lo impronunciable tetragrama YHVH, que significa Aquél que Es, en nombre de quién pasa a anunciar que tres días después de su muerte, y muerte en la cruz, resucitará, confirmando su promesa de salvación… en el otro mundo!

Es una leyenda que nos será fácil de producir, pues tenemos la guardia del Gólgota y del sepulcro, y Fílon ya le espera en Alejandría, para dónde será llevado después de oficialmente muerto.

Pero cuál será el pretexto para su ejecución sino ofrece peligro a Roma, por lo contrario? Le pregunté.

-El Sanedrín nos ofrecerá el pretexto del cuál hablas, Prócula, puesto que están furiosos con él, yo también lo estaría, si fuera uno de ellos, viéndolo repetir a Sócrates a diestro y siniestro cuando el viejo griego afirmaba que no fue sabio quien dijo que se debe pagar bien con el bien, y mal con el mal. Eso es una imperdonable herejía, tanto para saduceos como fariseos, que, sin poder para decretar pena de muerte a ningún condenado, querrán forzarme a hacerlo, y me prestaré al juego.”

Confirmando que nadie es profeta en su tierra, la loca solución de Pilatos(las coleccionaba, no era buen estratega) y los esfuerzos de Fílon y Jesús (Yeshua) no vengaron, los judíos continuaron revolucionarios aguerridos hasta la destrucción de Jerusalén en el año 70 por Tito.

Lo que se buscaba era una solución inmediatista, con plazo de validad muy corto, lo que no se esperó fue el total rechazo de sus conterráneos, ni que su doctrina de fondo helenista alcanzara tanto eco fuera de la Judea, ocasionando todo el quebradero de cabeza en que se convirtió la cuenca mediterránea en los siglos I, II, y III.
_________
*Publicado em Ars Signata – http://www.artedelamemoria.com/ –, blog de Ciléa Dourado, brasileira radicada em Barcelona (Puig-Reig, Barcelona, Espanha), pesquisadora especializada en Filosofia Medieval y Moderna.
/////